Archivo para 11 julio 2010

El regreso de la Orquesta Resplandor

Ya llegó el verano… Y no, no diré que llegó la fruta, ni tampoco conminaré a nadie a agacharse. Ya llegó el verano, decía, y con él las fiestas mayores locales y de barrio, las verbenas y, sí, también las orquestas que lo mismo te interpretan la Macarena que te perpetran Barricada ( lo juro por el Niño Jesús Bendito, hace unos  añitos, en una de éstas, fui testimonio de cómo una de estas orquestas, tras una Macarena, cedía a las peticiones de un grupo de adolescentes greñudos y acometían un tema de Barricada -aquél de lo veo todo en blanco y negro– peripuestos con sus trajes y pajaritas, ahí es nada) Y uno, pues tibio de calimocho, que lo mismo le dan ocho que ochenta, termina bailando cosas que en un estado no alterado de conciencia no bailaría ni aunque le pagasen.

En fin, toda esta digresión viene al caso porque la Orquesta Resplandor está de vuelta y a mí me han hecho bailar otra vez al son de su repertorio imposible. Para muestras, dos botones, pero sepan ustedes que he llegado a realizar hasta ocho o nueve versiones de la moza de aquí abajo. Cuídense y feliz canícula.

Un poco de color

Ahí va uno de los ejercicios de óleo que estuve practicando durante este año. Éste, en concreto, fue el tercero que hice, y estoy bastante contento con el resultado. Saludos a todos.